Reportajes

 

Hace poquito más de un año cuando caminaba por la calzada de San Diego en la ciudad de Morelia bajo una larga fila de árboles fornidos y un fresco que enfriaba mis mejillas, miraba el vaivén de pasos transeúntes pensando en la cantidad de personas que entran a una librería y a un bar el mismo día.

 

No tenía idea de cómo escribirle a ellos, yo gozaba de 3 platos de comida al día, una casa sin goteras y hasta una mascota que defendía de las tarde nubosas.

 

Comienza el día y las ruidosas cortinas comienzan a elevarse y varios de los principales locales de la central de abastos de Morelia inician pues su jornada entre carne, plátanos, plásticos y verduras.

 

Un escalofrío recorrió mi cuerpo al bajar del vehículo y por instinto, intenté calentar mis manos frotándolas entre sí ya que una vez más, había subestimado el clima. Pero aun así, todavía puedo decir que valió la pena.

 

Dicen, que en el infierno el calor es insoportable y para encontrar ricas sensaciones solo necesitas mover la vista. Tal vez quien lo describe así, jamás llego al infierno, llego a la tierra caliente michoacana.

 

Es el 27 de febrero de 2015 y apenas han trascurrido algunas horas desde la captura. En una plazuela, ubicada a pocos metros del domicilio marcado, un grupo de niños disfrutan de cine al aire libre. Al mismo tiempo mujeres practican zumba.

 

Ellos se miran mutuamente, ambos permanecen tomados de la mano en uno de los jardines de la universidad, nada los inmuta, solamente son ellos y su mundo de amor, caricias, besos y una que otra palabra al oído.

 

“El pensamiento es yo soy más fuerte que tú, yo puedo más y te lo demuestro si tú no te sometes a mí porque te veo pequeño no solo físicamente sino como persona no te veo de mi nivel, ni de mis capacidades y de esa manera yo me impongo con golpes”.

 

En la actualidad, son pocas las mujeres que realmente conocen sus derechos. Hay leyes, convenios y tratados tanto a nivel estatal, federal e internacional que se encargan de proteger los derechos de las mujeres, así como también erradicar la violencia en su contra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
Instagram
YouTube